2/5/08

(No) nos tapó el agua

Uno es aplicado, preparado, ha estudiado el tema. Se puede llegar a una conclusión: casi que se recibió de perdedor. Es como tener un título no oficial, no reconocido por ninguna escuela ni universidad.

Si no, no se explicaría esto...
Año 2006. Necesito vacaciones, digo, pienso, fuera de la temporada de verano. Digo, y pienso, que me quiero ir a algún lugar lindo, alejado, turístico, imponente. Busco compañía. La encuentro.
Pido días en el trabajo, no muchos. Cuatro. Uno para organizar las cosas, tres para viajar, para conocer, por fin, las Cataratas del Iguazú, un reducto ineludible de los visitadores argentinos y extranjeros.
Todo está planificado: avión, buen hotel, ahorros necesarios, compañía. Y adiós Buenos Aires.
Impecable el hotel. Impecable la comida. Pero el destino de perdedor tiene, generalmente, preparada una sorpresa: un título del diario Clarín que alertaba a modo de catástrofe: "El día en que las Cataratas del Iguazú quedaron casi secas".
Secas.
Secas.
Las Cataratas del Iguazú!!
El hilito de agua que bajaba era una risa.
Justo, justo, esa semana.
Secas.
Las Cataratas!!!!!!!!!!
En el trabajo se descostillaban de risa mientras recibía sus mensajes de texto.
Secas!
En tres palabras se explica: per-de-dor.
Desde ese día son tres funestas palabras.

1 perdedores dejaron su mensaje después de la cereal:

nano zyssholtz dijo...

Salud a todos los perdedores del mundo!
me sumo al este gremio

Acerca de MdP!

Este blog contiene historias propias, algunas pocas ajenas de personajes cercanos, que se funden una en otra bajo el mismo don. Todos los protagonistas son (somos) perdedores: en el trabajo, en el amor, en el sexo, en la suerte, en el día a día, en la vida. Porque para algunos, como yo, ser perdedor dejó de ser un problema: ya es un destino ineludible. He aquí las historias. De derrotas, caídas, papelones. Derrumbes en general. Nos pasa a todos, no?