31/1/09

Los juegos de Jota

En esta ocasión, el juego es simple: hay dos imágenes y cada una refiere a una palabra. Las dos palabras, sumadas, nos dan una tercera. Esa es lo que hay que averiguar...


Dejen sus vaticinios a modo de comment. En un par de días, la solución por este mismo canal...

;)

30/1/09

La vela puerca


(Sea / Jorge Drexler)

Era obvio, no podía ser de otra manera: mi cumpleaños fue un fiasco. No lo digo por ustedes, QQ y Tele, entrañables amigos que me hicieron el aguante a la noche con una cena tan íntima que faltaba el violín y la vela.

Justamente, faltaba la vela, no había torta de cumpleaños y ellos, generosos, improvisaron la soplada con un velón para cortes de luz sobre un toblerone. Es lo que hay...

Pero mi cumpleaños empezó muchas horas antes. Lo recibí solo en casa, con alguna compañía messengereana, dormí poco y nada, volví a dormir un poco, almorcé con mi madre. Y a la tarde? Trabajé! Sí, trabajando el día de mi cumple hasta las 9 de la noche, a las apuradas para tratar de irme medianamente temprano para que la cena no se hiciera desayuno.

Claro que el siglo XXI permite que los perdedores no estemos taaaan solos. Un montón de desconocidos me felicitó por feisbuc, algunos amigos por teléfono o mensaje de texto, los compañeros del trabajo me regalaron un 'feliz cumple, che' y algunos, hasta un abrazo. Ni hablar de todos los comentarios que dejaron aquí, en MdP! Un lujo. Gran obsequio.

El resto, todo dicho: empanadas, cerveza, gaseosa y toblerone entre tres, los sobrevivientes al mes de los perdedores. Porque, sépanlo, el que cumple años en enero, e incluso en febrero, es un perdedor por naturaleza: nunca puede festejar su cumpleaños con gente.


Para terminar, me han consultado sobre mi nueva edad. Los perdedores somos como las mujeres, no nos gusta revelar nuestro número. Pero les permito que, en base a lo que me conocen por lo que escribo, se arriesguen. Cuántos años creen que cumplió Jota?

(quedan excluidos los que ya saben cuántos años tengo, claro, no sean mala onda)

29/1/09

Colmo

Soy tan perdedor, pero tan perdedor, que no puedo entrar a mis blogs.

No, no es chiste: estoy en llamas con Fibertel porque no me solucionan el problema.

No, en serio, no es chiste: puedo entrar a la web de Clarín, a los blogs de blogspot, a los de wordpress, a los de todos mis amigos (si es que los recuerdo de memoria). Pero a Manual de Perdedores y a Las Fotos de Jota, no. No señor.

Sí, ya sé que son de blogspot. Pero por alguna extraña razón, como son .com no puedo entrar.

Si es mi computadora? No, no, ya me llevé mi computadora a otros lados y entré perfectamente. Es el proveedor de internet. Sin dudas.

No, che, no estoy exagerando. Es en serio. Desde hace una semana que no puedo entrar a ver el blog. Puedo, sí, subir nuevas entradas y editarlas ingresando directamente a www.blogger.com, porque me redirecciona al escritorio de mi cuenta. Puedo manejarla. Pero no verla.

Los comment? Me llegan al mail, si no tampoco podría saber lo que me escriben.

La encuesta? No tengo idea cómo va. Alguien me cuenta?

Ver mi blog? No, no puedo. Es en serio.

Hay algo más perdedor?

28/1/09

A soplar la vela

Es mi cumpleaños. Sí, hoy.

Quiero felicitaciones
Elogios
Abrazos
Medallas
Besos

Y que me ayuden a soplar

26/1/09

Jueves de miércoles

De vacaciones en Buenos Aires, necesitaba un poco de aire. Un poco, al menos. Y el amigo y colega (?) Diego de la Fuente tuvo el bondadoso gesto de invitarme a su casa. O a la que está ocupando ahora, al menos, de prestado.

Me fui, entonces, con la intención de pasar un día y poco más extraordinario. Y en un principio no pude quejarme.

Sol radiante, pileta, sol, pileta, libro, sol, pileta, sol, libro, sol, pileta, pileta (el orden de los factores no altera el producto).

Se hizo la noche y DDLF había comprado pescado y otras hierbas para cenar. Nos pusimos a cocinar -queda lindo así, pero en realidad cocinó él y yo sólo corté algunas verduritas- mientras charlábamos. De golpe...

-No te puedo creer.
-No es normal?
-No.
-Me jodés.
-No, Jota. Sos increíble. Nunca se cortó la luz desde que estoy en esta casa...

Sí, con dos hornallas prendidas y sin luz.

-Apago el fuego?
-No, qué se yo... sigamos.

Y seguimos.

Al rato volvió la luz, mientras DDLF seguía:

-Sos tremendo, Jotín... No pasó nunca.

Cenamos afuera, al ritmo de las picaduras de mosquitos. Entramos luego.

-Bancá que chequeo los mails -dice.
-...
-...
-...
-No te puedo creer...
-Ahora qué?
-Se cortó internet... No pasó nunca. Jota, no pasó nunca!
-...
-Bueno... Estoy listo para ver V un rato y me voy a dormir.
-Genial.

"V" es V Invasión Extraterrestre, la vieja serie futurista (?) que llevé en dos dvd para la ocasión.

Comidos, tomados y fumados, subimos a apoltronarnos al sillón a ver V.

-No te puedo creer, Jotín...
-Qué pasa ahora?
-Está desenchufado el dvd, no está el cable... No, no puede ser.
-...
-Basta, me voy a dormir. No tenés mala suerte, sos mufa, Jotín.
-Bueno...

Se fue a dormir, me fui a dormir. Me desperté a las 8 porque un jardinero cortaba el pasto de la casa de al lado.

Al rato tenía que volverme. DDLF me llevó hasta la parada del 57, que pasa cada 20 minutos, media hora.

-No te puedo creer! -dijo mientras llegábamos a la parada.
-Y ahora qué!!??
-Ese 57 era el que te tenías que tomar...
-La puta madre.

Esperé durante media hora a que llegar el otro. Me gasté siete pesos en monedas para pagar. Cuando me bajé, no tenía monedas para el bondi rutinario. Compré un jugo, me lo cobraron más barato para no darme monedas. Fui al banco, no me quisieron cambiar. Fui a otro, me cambiaron.

Llegué a casa, el sábado fui a la quinta de mi tío.

Llegué, me puse la malla y...

-La pileta no está para meterse, eh -me avisó mi tío.

Llena de mugre, con un murciélago flotando en la superficie y un olor a Riachuelo increíble, me quedé tranquilo en la sombra, esperando con ansias volver a trabajar...

Ah, y hace un rato hablé con DDLF: no sólo no encuentra el cable del dvd, sino que ya no tiene señal: ni siquiera puede ver la tele.
-No pasó nunca! -me dijo.

Pero yo eso ya lo sabía...

25/1/09

Son perdedores (especial superclásico)

Daniel Vega
Paulo Ferrari
Gustavo Cabral
Nicolás Sánchez
Cristian Villagra
Augusto Fernández
Facundo Quiroga
Matías Abelairas
Diego Buonanotte
Mauro Rosales
Radamel Falcao García
Néstor Gorosito

y
muy especialmente
José María Aguilar y toda su CD

he dicho...


Actualización: no es nada personal, ni dedicado a nadie, sólo considero intentendible cómo perdió (otra vez) habiendo tenido todo para ganar. Y sí... vi el superclásico, vi fútbol después de mucho tiempo, me autoretroalimento como perdedor...

23/1/09

Nueva entrada

Me corté el pelo.

Cortito cortito.

Bien cortito.

Así que después de las 200 entradas celebradas en estos días debo admitir que tengo una más.

Y una muuuuuuy grande.



Se preguntarán por qué hago esto?

Me cargo a mí mismo antes de que lo hagan otros.

Felicitaciones a mí por las 201 entradas!

Gracias.

De nada.

21/1/09

200!


Sí, sí, llegamos. Lo que nunca debió haber pasado, está pasando: MdP! Manual de Perdedores - Historias de derrotas, caídas, papelones y otros derrumbes (he aquí el nombre completo) cumple 200 entradas.

No será mucho?

Pensé en hacer algo grande, majestuoso, una obra de arte. Algo diferente como en la celebración de los 100. Pero no... No se me ocurrió nada como la gente.

Descarté un concurso, descarté otro Elige mi propia derrota, descarté un simple "hoy cumplo 200" y hasta descarté pedirles plata porque no llego a fin de mes.

En cambio, un buen perdedor no es tal si no se arriesga a perder todavía más: para festejar mis 200 los invito a ustedes a que me manden algo para que en un futuro cercano pueda hacer un post hecho, en realidad, por ustedes. Sí, algo. Algo. Una foto loser, una L bien grande dibujda en papel de calcar, una cartita scaneada (porque todo se manda al mail manualdeperdedores@gmail.com) o el teléfono de una amiga que esté re buena, con foto adjuntada, obvio.

La parte buena de este pedido es que, como soy perdedor, ya sé que no van a mandar nada... y no me voy a poner mal.

Chau, Felicidades

19/1/09

Clío



(Había una vez una gata - Luis Pescetti)


En mi cuarto de mi viejo departamento familiar había un placard enorme. Eran cuatro puertas dentro de las cuales se guardaba todo, pero todo lo que teníamos mi hermano y yo. Por si fuera poco, encima de esas cuatro puertas había cuatro puertitas más, bien en lo alto, en las que se podía acumular otras cosas.

Ahí caían, generalmente, las cosas que nosotros usábamos para irnos de campamento: bolsas de dormir, aislantes, cantimploras, cacharros, platos de madera...

Una tarde me subí a una escalera y empecé a hurgar en lo alto. Buscaba algo, no recuerdo qué. En el piso, sobre el parqué, Clío -la gata siamesa que mi hermano había llevado a casa sin consultar y que terminó enamorando a todos- maullaba y miraba atentamente.

Yo buscaba.

Ella maullaba.

Yo buscaba.

Ella...

Dio un salto y se agarró de mi espalda en lo alto, ahí, donde uno está indefenso paradito en un escalón. Sí, la muy turra me clavó las uñas de las cuatro patas en la espalda para mantenerse ahí arriba. Yo gritaba, gritaba, gritaba, intentaba llevar las manos hacia atrás para agarrar a la muy hija de puta.

Terminé agachándome -todo arriba de la escalera-, poniendo mi espalda en posición horizontal, para que Clío se relajara.

Lagrimeando, bajé las escaleras, le grité como si ella fuera a entender algo y me saqué la remera.

Cuatro manchones de sangre en cuatro puntos diferentes quedaron ahí para siempre. Y yo nunca más me subí a ningún lado con la gata expectante.

17/1/09

Pensamiento (II)


"
Debo ser muy simpático; de lo contrario, creo que sería virgen".



(Cualquier cosa bailarás / Alfredo Casero)


15/1/09

Ateneo

Para los que leen este blog hace tiempo, saben que hay un problema constante en mi vida de los últimos años: urticaria.

El tema fue tratado en Cajón de recuerdos, en Adiós y en No hay remedio (para aquéllos que quieran ponerse al día), pero ahora tengo un nuevo capítulo.

Como ya todos saben, la homeopatía me abrió las puertas de su corazón y yo me metí rápido, intentando que los globulitos -que algunos dicen no es más que placebo- me solucionen el problema que aparenta ser más mental que físico (un psiquiatra a la derecha!).

Luego de probar varias fórmulas homeopáticas, la semana pasada fui a ver otra vez al doc, que curó de varias alergias a amigos míos, quien me recibió con la clásica pregunta de estos tiempos:
-Y? Cómo anduvo esa urticaria rebelde?
-Más o menos... El primer mes mal, empeoré; el segundo mejoré mucho; el tercero, que se está cumpliendo, me vine a pique. Estoy mal otra vez.
-Tomaste el remedio?
-Sí, al pie de la letra.
-Está difícil, che... Difícil...

Y empezó a hacerme preguntas, las de siempre. Si duermo bien, si sudo mucho, si estoy nervioso, si me altero con facilidad, si me duele algo, si lloro, si río, sisí, sasha y toda la bola. Abrió su libro de recetas homeopáticas con la lista de todos los remedios, miró, hojeó y ojeó, y...
-Mirá, te voy a hacer otra receta con otro remedio. Tomá cinco globulitos dos veces por día, a la mañana y a la noche. Esto es así, hay que ir probando... Es raro tu caso, difícil. Por eso te propongo también otra cosa, si es que estás dispuesto...
-(?)
-Cada tres meses, todo el grupo de homeópatas hace un ateneo. Nos juntamos y debatimos sobre lo que pasó en este tiempo, nos sacamos dudas, compartimos problemas. Y a veces presentamos un caso difícil, para que lo analicemos entre todos. Un caso rebelde.
-(?)
-Te interesaría ser vos?

Rápidamente me imaginé observado por un auditorio con 150 personas. Jota en pelotas, mostrando su urticaria, la gente haciendo 'ajam, ajam'. Yo rojo de verguenza.

-Pero de cuánta gente estamos hablando? -consulté.
-Seremos 15... No muchos más. No te imagines un teatro lleno de gente.
-Ah...
-Es como hiciste hasta ahora, pero habrá otros médicos que te van a hacer preguntas, yo no. No voy a participar de las preguntas.
-Ajá.
-Te interesa?
-Y... y dale. Con tal de curarme de esto voy a ver al Papa.
-Igual, ojalá que te funcione el nuevo medicamento y no tengas que venir, claro.
-Ojalá...

Le di mis teléfonos para que su secretaria me llame cuando se confirme la fecha. Y mientras, así estoy, tomando ahora Mercurius Solubilis 6 CH, rascándome por las noches, durmiendo poco.
Esperando por convertirme en conejillo de Indias...

13/1/09

Qué tarde, Teté!

Me llamó mi amigo Blu y me invitó a su casa, ya que se iba a quedar solo con Santi, de cuatro años.
-Te venís tipo cinco, a merendar?
-Obvio. Llevo algo para comer -ofrecí.

Salí de casa a las 16.20, consciente de que el colectivo iba a tardar y que el Carrefour que queda a dos cuadras de la casa de Blu iba a estar repleto. Al minuto llegó el colectivo. A los diez minutos me bajé. En Carrefour no había nadie. Pero como imaginaba que los niños -y sus padres- duermen la siesta, intenté demorar mi recorrida por el súper (o híper?).

Compré, finalmente, una bandejita con medialunas de manteca y un jugo de naranja premium, que no es más que uno concentrado con gajitos, para disimular la horripilancia.

Cinco en punto toqué el timbre.
-Puntual, eh? -me dijo Blu.
Santi estaba empapado de la pelopincho. Me invitó a nadar.
-No traje malla, Santi.
-Por qué?
-Porque no... No quiero ir a la pileta.
-Por qué?
-Porque no...
-No te gusta el agua?
-Sí me gusta.
-Y por qué no trajiste malla?

Rápidamente cambiamos de tema para evitar el cuento de la buena pipa. Blu hizo mate, nos sentamos a tomar mate y comer medialunas mientras Santi miraba Disney Chanel.
Las medialunas eran de las más feas que probé en mi vida, aunque me comí ocho. Eso se llama gula. O atracón.

-Me aburro, quiero jugar a algo! -protestó Santi.
Blu buscó el Juego de la Oca y arrancamos, sentados en el piso. Tuve que acomodarme varias veces a la incomodidad del suelo (o de mi cuerpo).

Empecé bien, arriba, rompiéndoles el culo a mi amigo y su hijo. Sin contemplaciones, iba en busca de mi victoria, la primera del año... Pero un maldito casillero me hizo retroceder quince.
Santi, de cuatro años, terminó ganándonos por afano a los dos, después de una hora de dura contienda.
-Vamos arriba que está lindo a esta hora en la terraza -propuso Blu.

Llevamos el jugo, nos sentamos a charlar, mientras Santi se enchastraba limpiando la parrilla e interrumpía mientras yo contaba mi viaje a Chile y los percances sentimentales.
Corrí unas sillas apiladas, que obstaculizaban la puerta que da a la escalera, para apoyar los pies.
Y... PUM!
Se cerró de un portazo. Y no la podía abrir.
-Se cerró????????? -consultó Blu, preocupado.
No había manija, ni llave, ni nada. Las sillas que corrí estaban para eso, para que no se cerrara la puerta. Imaginé que tal vez la podría abrir con una tarjeta de crédito, como en las películas.

Blu, Santi y yo, encerrados en la terraza con un jugo de naranja.

Blu, pensativo, dijo 'ahí vengo', saltó a otra terraza, de ahí al balcón de su cuarto. Escuché un 'ahhjjj'. Al rato, abrió la puerta desde adentro. Dijo, tomándose la rodilla:
-Pensé que estaba más cerca. Me hice mierda las piernas.

Dolorido, se sentó. Santi, aburrido, buscaba cosquillas. Jugamos a que era el pollo: lo acostaba en mis piernas, lo pinchaba, le ponía sal y le mordía la patita.
-Levantame tío Jota, ahí, ahí!
Arriba, abajo, arriba, abajo, volando, arriba de la parrilla, de acá para allá.
-De nuevo!
Arriba, abajo, arriba, abajo, volando, arriba de la parrilla, de acá para allá.
A la media hora no podía ni respirar del cansancio.

Cómo hacen los padres? Tienen dobles de riesgo? Será por eso que los que tienen esposa e hijos siempre quieren quedarse más tiempo en el trabajo que nosotros los solteros?

Cerca de las ocho, avisé que me iba. Subí al colectivo, bajé a unas cuadras de casa, caminé. Casi llegando a casa, una amiga me llamó por teléfono. Al borde del llanto, me contó que había cortado con su novio. Media hora después, entré a casa, dejándola -creo- más o menos tranquila.

Y exhausto, al fin, me tiré en el sillón.

12/1/09

Analizándote

Me llevó doce días, pero lo hice. Como terminó el 2008, mi primer año bloggero, decidí analizar, una vez más, la procedencia y el estilo de los lectores de este blog. En este caso de todo el año, hasta el 31 de diciembre que pasó.

Desde ya, no hay que buscar signos de un profesional: encontré lo que quise encontrar, elegí lo que quise elegir. Pero hay cada cosa que demuestra que no soy el único perdedor, mufa, loco, y psicótico que somatiza en este mundo...

Una de las satisfacciones más grandes del 08 fue que sin tener que atacar Kamchatka, casi que conquisté el mapa de ilustres visitantes. América es toda mía, salvo un par de paisuchos al norte de la parte sureña que no sé ni me interesa saber cómo se llaman. En europa vengo bien (en España, se ve, Mdp! es un boom; habrá tantos perdedores como acá?). Africa me sorprendió, lo admito. Y hasta Australia...



El 19,6% de la gente llegó directamente. Gente de bien. Gente como uno. Gente enferma.

El 28,8% de la gente llegó gooleando. También es gente enferma, me consta por las cosas que buscaron y que las llevaron hasta acá...

Sorpresas, a decir verdad, hay muchas. Una ya es repetida de mis otros análisis (éste y éste). Qué le pasa a la gente que busca fotos de Julieta Petriella? Estamos mal? La pueden dejar en paz a la pobre chica? No están leyendo mal: el puesto número 20 en la búsqueda por Google lo ocupa la rubia hermana de la actriz. Si quieren fotos de ella, es más fácil entrar acá.




Una vez más, ruego que dejen de buscar estas barbaridades:



Llamativamente, ustedes siguen necesitando ayuda espiritual. Justamente ésta?



El bruto de siempre, lógico, estuvo.



También, la perdedora por excelencia:



Desesperados y desesperadas que hurgaron en busca de un vaticinio...



Y la pregunta de siempre: por qué somos como somos?



Además, qué alegría, encontré a un mellizo!!!



Hallé pavotes...



Y si logran leerlo (clickeando en la imagen, se agranda), curiosidades varias:



Después de ocho meses, de más de 30.000 visitas de 14.000 usuarios que llegaron de 68 países diferentes (algunos extraños o lejanos como Jamaica, Cuba, Israel, Lituania, Marruecos, Arabia Saudita y Nueva Zelanda, Vietnam, Aruba, Sri Lanka, Qatar o Antillas Holandesas), me siento realizado. Y agradecido.

Cómo llegaron los que no llegaron directamente o googleando?

El 51,6% de la gente, en cambio, conoció MdP! gracias a otros sitios que -gracias, gracias, gracias- pusieron este blog como página amiga, link recomendado o cosas por el estilo.
Así, Fumado, de mi amigo Diego de la Fuente, me mandó más de 2.000 personas; Princesa Sukimuki, Marula y Aye, tres diosas amigas de la web, alrededor de 300 cada una; el blog teatral de Nano y el tenístico Fue Buena, por ahí anduvieron. Y no pongo todos porque no terminaríamos más.

Aunque no me olvido de aquéllos que no tienen la convocatoria de esos amigos famosos: los blogs dondevamosaseguir y mividaconellas, por ejemplo, me aportaron un amiguito cada uno. También es mucho.

Al borde de las 200 entradas, y con un 2009 en pañales, me pareció gran momento para balancear MdP! Y eso fue. Si llegaron hasta acá, es un milagro.

Me despido, simplemente, como tantas otras veces

Hasta la derrota siempre!

11/1/09

Domingo



(Adiós a la Rama - Rubén Rada)

Hay días mejores que otros.
Claramente.

8/1/09

Haciendo Buenos Aires

Salí del médico pasado el mediodía y me encontré con un calor que descomponía. Decidí, entonces, tomarme un taxi. Además estaba algo apurado, pero es una mera excusa: quería tomarme un taxi.
El recorrido era simple: Santa Fe, 9 de Julio, diagonal a Lima, San Juan, Tacuarí hasta Caseros, mi destino.

Por allí fuimos. Ya por 9 de Julio, llegando a Carlos Calvo, el embotellamiento era casi total. "Están arreglando acá a un par de cuadras, por eso está congestionado", me explicó el chofer. Imaginé la 9 de Julio con resfrío, claro.

A la cuadra, cansado de moverme un par de metros por semáforo, le pedí:
-Doble en Chile hasta Tacuarí, vamos a hacer más rápido.

Lo hizo. Dobló en Chile, despejado; llegó a Tacuarí... "Disculpe las molestias", rezaba el cartel amarillo, con la H de Haciendo Buenos Aires enorrrrrme. Seguimos, entonces, por Chile hasta Chacabuco. Doblamos a la derecha y...

"Uh, está cortado", me dice el taxista al llegar a Cochabamba.
-La puta madre. Tengo una suerte! -me quejé.
Otra vez la H.

Doblamos, lógico, en Cochabamba (para los que no se ubican, estábamos casi dando la vuelta manzana). Hicimos una cuadra y al llegar a Piedras...
-Eso es un policía? -consulté.

Era un policía desviando el tránsito hacia atrás -exactamente hacia donde veníamos- porque un colectivo, creo que era el 9, se había quedado en medio de una calle angosta. Volvimos, así, por Piedras, doblamos en San Juan hasta Tacuarí.
-Ya la arreglaron mil veces, no pueden estar otra vez ahí -vaticiné.
-Mejor no diga nada... Y tómeselo con humor -me pidió el chofer.

Qué pasó?

Tranquilos. Esta vez seguimos bien, derechito hasta el destino.

La joda me salió siete pesos más y 20 minutos, pero el taxista, generoso, no me cobró 40 centavos...
-Dejá, no tengo monedas -justificó.

6/1/09

La verdad de la milanesa

Sábado, 21.20hs. Jota regresa a Buenos Aires después de sus breves vacaciones en Chile. Sorprendido por el fresco de la noche, le dice a su madre:
-Qué linda noche. De día se están cagando mucho de calor?
-No, estuvo hermoso toda la semana. Sol, pero no calor.
-Ah... Qué cagada.
-Por?
-Porque se acabó.
-Qué cosa?
-Vas a ver. Llegué yo, mañana empieza otra vez el horno. Nos vamos a cagar de calor en Buenos Aires.

Y así estamos, gente.

4/1/09

Horóscopo 2009

Aries: un año de puta madre. Tu madre se va de casa y aparece trabajando, con placer, en Cocodrilo. El 2009 es ideal para solucionar problemas del amor…tiguador. Para los enamorados: no es un gran año para planificar casamiento ni luna de miel. El mes Aries: agosto.
Tauro: ofertas laborales te hacen sentir que volvió la esclavitud. Lo mejor es ser cuentapropista o vivir de prestado. Consejo: buscate una/o con plata. Amor: es ‘el’ año para encontrar a esa personita que te va a romper las pelotas durante toda la vida. El mes Tauro: febrero.
Géminis: si el bobo no dio el ultimatum, lo dará en cualquier momento (no, no es tu novio, es tu corazón). Empezá la vida sana, caminá tres o cuatro veces por semana y dejá las frituras o terminarás con las patitas hacia adelante. La frase: “una caricia vale más que un regalo”. El mes Géminis: septiembre.
Cáncer: primero, recuperate de las Fiestas. Una vez que estés otra vez en sintonía con la vida, intentá dejar el cigarrillo y el alcohol. Después de todo eso, ahí sí, buscá pareja. Tal vez la encuentres en abril o mayo. Los casados tendrán una sorpresa antes de mediados de año y otra sorpresa nueve meses más tarde. El mes Cáncer: diciembre.
Leo: si ella no da el paso, sacala de tu vida. No es para vos. Para ellas: es mejor lindo que rico y feo que antipático. Ergo: el ideal es uno lindo y divertido, pero si no lo conseguís, yo soy divertido. Año de lesiones ligamentarias. El mes Leo: enero.
Virgo: problemas en los órganos reproductivos (de ellos y de ellas). Consultá con el médico, es mejor prevenir que adoptar. Es probable que recibas un aumento de sueldo del 30% en el año, aunque también es factible que la inflación se coma tu aumento en unos pocos meses. El mes Virgo: marzo.
Libra: las rodillas lastimadas son un síntoma de que te estás arrodillando demasiado; los golpes con la punta de la cama son meras excusas. La familia será un impedimento para tu crecimiento. Probá tomando tus propias decisiones. El mes Libra: julio.
Escorpio: el año comenzará y terminará con mucho sexo. En el medio, poco ruedo, mucha revista y pornotube. El trabajo va más o menos, pero va queriendo. Si te sale otra propuesta, ni lo dudes. El mes Escorpio: noviembre.
Sagitario: mucho cuidado con las adicciones. Cigarrillo, internet, televisión y celular pueden generar serios conflictos internos, difíciles de solucionar en el corto plazo. Cambiá todo eso por actividad física. Amor: triste, solitario y final. El mes Sagitario: mayo.
Capricornio: será un año frío, pero lleno de sorpresas. La primera, al terminar el verano, será bastante infeliz. Algo relacionado con una pérdidad: de trabajo, de pareja o de dientes. En el dinero las cosas irán bien hasta el día 22 de cada mes. El mes Capricornio: abril.
Acuario: a pesar de Jota, éste será un año genial para los acuarianos. Conseguirán lo que buscan: vivir. En el resto, habrá que rebuscárselas. El amor quedará para otra temporada, el dinero alcanzará justito y la salud, al gran pueblo argentino. El mes Acuario: octubre.
Piscis: si hasta acá no lo hiciste y te salió bien, tuviste mucha suerte. Pero cuidate más que nunca a la hora de la cama porque las enfermedades venéreas están a la orden del día para los piscianos. En un cumpleaños encontrarás al amor de tu vida, que a la vez será el amor de la vida de otros/as. El mes Piscis: junio.

Fuente: HoJota

**Grupo de especialistas en futurología bautizado como Horóscopos Jota, integrado por dos astrólogos, una foniatra, un crupier, un librero del Parque Rivadavia, el ginecólogo de Samantha Farjat y dos eunucos con poderes sobrenaturales.
*El porcentaje de probabilidades de error, esta vez, es de 31,03%.

1/1/09

Comer, en tres actos

Primer acto

Mi hermano decide salir y yo, pancho, me quedo en el hotel, en Santiago de Chile.
-Room service -digo para mis adentros.

Y pido algo simple: tagliatelle a la bolognesa. Me toman el pedido, me dicen:
-En 25/30 minutos su comida está en el cuarto, señor Jota.

Genial. Pasan 35 minutos, llega la comida. Destapan la campana que la recubre y la mantiene calentita y allí estaban: tagliatelle con una salsa de ostras que, para mí, es incomible. Aviso que había un error, me piden disculpas, se lo llevan. Vuelven al rato (largo), termino cenando a las 11 de la noche, fastidioso, en cinco minutos porque me quiero ir a dormir. Los fideos, al menos, están buenos.

Segundo acto

31 de diciembre al mediodía. Mi hermano y yo tenemos hambre.
-Vamos a comer al restorán japonés -propone mi hermano.
-No me gusta la comida japonesa -respondo.
-Pero tienen de todo -asegura-. Yo como sushi y vos, lo que quieras.

Vamos, entonces; pedimos la carta, no me gusta nada.

-Qué querés comer? -inquiere mi hermano.
-No sé, una hamburguesa, una cosa así, simple -respondo.

Mi hermano sugiere ir al restorán italiano. Vamos, nos sentamos, nos traen la carta. Hay un menú que incluye entrada, plato principal y postre. Yo no quiero comer tanto. Preguntamos si hay 'a la carta' y nos dicen que no. De los platos que hay, además, no me gusta ninguno.
-No te puede no gustar nada del mejor restaurante de Santiago, boludo -me insulta mi hermano.
-No me gusta nada -respondo.

Nos levantamos. Nos vamos.

Pasamos a las sombrillas del hotel. Generalmente, si uno se sienta a charlar con alguien, prenderse un pucho o simplemente descansar con un libro en la mano, de tres a cinco camareros aparecen en menos de cinco minutos. Esta vez, nos sentamos y no viene nadie. Pasan cinco minutos. Pasan diez. Aparece uno:
-Está cerrado este sector porque están preparando todo para la fiesta de la noche -nos explica-. Se pueden quedar, pero no servimos comida.

La fiesta es un juego de luces y música para aquéllos que pagasen 200 dólares por cabeza para pasarlo en el hotel. La re joda, eh...

Nos vamos. Nos sentamos en otro restaurante, de comida Thai pero "en el que hay otros platos", según avisa mi hermano. Mientras espero una simple y efectiva pechuga a la plancha con puré, veo cómo a unos turistas europeos les sirven gaseosas y comida chatarra... en el mismo lugar en el que a mí me habían dicho que no servían nada por la fiesta de la noche. Me quiero matar.

Tercer acto

Reposando en la pileta del hotel, le aviso a mi hermano que tengo hambre. Se acerca la camarera, le pido una carta. Pocos días atrás, en ese mismo lugar, comí un sandwich de pavita riquísimo. Había hamburguesas, minutas, alguna que otra cosa con pescado.

La camarera trae la carta. Le falta una hoja. Hoy hay sólo cuatro platos: camarones con no sé qué, congrío con no sé qué, una ensalada de no sé que y otra cosa que no sé qué.
-Hamburguesa no hay? -consulto.
-No.
-...

Bien.

Parto, entonces, hacia el restaurante del hotel en el que el día anterior me dijeron que no servían nada por estar preparando la fiesta del 31 a la noche. En este caso, hay gente comiendo. Me siento en una mesa que está a... tres pasos de mi reposera.
-Hamburguesa tenés? -le consulto a la camarera.
-Sí, claro.
-Bien, una hamburguesa con queso y tomate.
-Le traigo la carta?
-No, quiero una hamburguesa con queso y tomate, y un agua sin gas.
-No quiere la carta?
-Tenés hamburguesa?
-Sí.
-Entonces quiero una hamburguesa con queso y tomate. No necesito ver la carta.
-Muy bien, señor.
-Ah, una consulta. No puedo comer en la pileta?
-Eh...
-Acá, estoy acá (señalo mi reposera, a unos pasos, reposera cuya vista se puede ver en Las Fotos de Jota)
-Es que no podemos pasar la bebida para la pileta.
-...
-...
-Okey, dejá... como acá.
-Gracias, señor.

Pasan 20 minutos, viene otra camarera con una hamburguesa.
-Aquí está su hamburguesa sin queso ni tomate.
-Pedí una hamburguesa SOLO con queso y tomate. No me gustan los pepinos, la cebolla ni la lechuga.
-Uh.
-...
-Enseguida se la cambio, señor. Disculpe.
-No hay problema. Gracias.

Diez minutos después, viene ooootra camarera para anunciarme que en tres minutos me traen la hamburguesa.
Llega bien. Rica pero un tanto cruda. Si no escribo nunca más, es que me agarré escherichia coli...

Acerca de MdP!

Este blog contiene historias propias, algunas pocas ajenas de personajes cercanos, que se funden una en otra bajo el mismo don. Todos los protagonistas son (somos) perdedores: en el trabajo, en el amor, en el sexo, en la suerte, en el día a día, en la vida. Porque para algunos, como yo, ser perdedor dejó de ser un problema: ya es un destino ineludible. He aquí las historias. De derrotas, caídas, papelones. Derrumbes en general. Nos pasa a todos, no?