17/7/08

Perdedor

A las 5 de la mañana posé mi cabeza en la almohada. Había pasado las últimas cuatro horas y media frente a la tele, haciendo zapping de canal en canal para ver cómo cubría cada uno el último debate sobre las retenciones en el Senado. No me olvidaba de las cacerolas que sonaron acá, en el cada vez más Palermo Horse, Caballito chic, cuando los medios anunciaron que con el voto de Saadi el gobierno ya tenía la ley en el bolsillo. Al rato ya habían cambiado, y mostraban el empate, hablaban de la importancia del voto de Rached, en las webs de los diarios reproducían perfiles del senador, especulaban, sacaban cuentas.
Y yo esperaba. Y pensaba. Trataba de entender por qué un joven NO K, como yo, que no votó a Néstor, que no votó a Cristina y que no los votará, deseaba que se aprobara el proyecto oficial. Miraba las caras de los legisladores y me indignaba. Oía sus discursos y me preguntaba, hirviendo: para qué hablan diez, quince minutos, y piden extender sus discursos, si a su alrededor no hay nadie? A quiénes les hablan? A los senadores, está claro, no; ellos están tomando café fuera del recinto, o saliendo en vivo por los canales, o negociando poderes y acuerdos. Le hablan al país?
Seguí preguntándome por qué quería que se aprobara la medida.
Escuché casi todos las las palabras de los senadores desde la 1.30 hasta que terminó la votación. La adrenalina me subió cuando el 36 a 36 se vio en la pantalla. Y ahora? Mientras seguía preguntándome mi momentáneo oficialismo, veía la pantalla partida de América 24 (si creen que TN es oficialista, es porque no vieron el canal de De Narváez): en la otra mitad, Buzzi se abrazaba con Llambías y todos con el titular de la Sociedad Rural, Luciano Miguens. De fondo había banderas del MST, chicos bien con boina y chombas, uno de los líderes de la CCC, gente de Recrear, de la Coalición Cívica, del Pro...
Escuché atentamente la exposición de Cobos y me dio un poco de pena. No querría estar en su lugar: como él, no acompaño muchas cosas del gobierno pero tampoco quiero que le vaya mal, que "pierda"; menos si los que festejan son los que festejan; menos si increíblemente se junta toda esa fauna, alguna -creo- ingenuamente. Y mientras Carrió me habla del mes de julio, de la mano de Dios, del apocalipsis, empiezo a entender por qué quería que ganara el sí.
Pensé escribir esto anoche, antes de dormirme, pero creí necesitar un descanso. Ahora, leyendo los diarios, no estoy mucho mejor. Leo que Buzzi dice que "no hay ganadores ni perdedores" y no entiendo, sinceramente no entiendo. Si no ganaron, por qué festejaron anoche como si fuera un gol en un Mundial? Si no hay perdedores, para quién era el alarido "es para Kirchner que lo mira por tevé!"? No, muchachos. Así no es.
Recuerdo cuando pedían la intervención del Congreso. Recuerdo cuando anunciaban seguir la lucha si no se vetaba el proyecto (y entonces de qué sirve el Congreso si no aceptan sus medidas?). Recuerdo que primero se pedían 35 puntos de retenciones, después se aseguraba que no se podía vivir con más de 30 y el martes oí a De Angeli comentar que con 27 apenas subsisten algunos productores. Cómo cambia todo, cheee.
No me olvido, ojo, de las patotas oficiales, de su populismo, de que al comienzo de esta historia lo único que querían era recaudar más, y ahora sólo se trata de vivir, de redistribuir.
Vuelvo a pensar por qué quería que ganara el sí. Leo que Página 12 titula "El satánico doctor No", acusando a Cobos de alguna traición que creo injusta (acaso Cristina pensaba que era del PJ?). Y leo Clarín, que me habla de una "crisis política". No me queda claro hacia dónde ir, hasta que recuerdo la oportuna llegada de Lilita Carrió a la concentración del campo. La escuché, como a todos, atentamente. "Les dije, era julio, era Julio", dice, intentando demostrar que una fuerza sobrenatural le advirtió que era el mes, y que era Cobos. Pienso si quiero ser gobernado por la mística o por la realidad. Y me quedo con la realidad de carne y hueso, con sus errores, con mis broncas hacia esa realidad. Me quedo, después de esta noche, ya sin la ironía de un perdedor. Me siento perdedor por naturaleza, como siempre, en un país que también es perdedor, pero por elección.

12 perdedores dejaron su mensaje después de la cereal:

AYE dijo...

Muy bueno. Yo no quería que gane (o pierda) ninguno. Es de perdedora no votar por nadie?
Un beso.

Princesa Sukimuki dijo...

J!!! yo senti lo mismo!!
todo esto es un quilombo....pero ver la reacción de los K también fue patética

jik dijo...

yo lo vivi como un partido de futbol, re divertido! buen blog pasate!

cursi enamorada del amor dijo...

yo no soy la señorita política (más bien todo lo contrario), pero pienso que la palabra de cobos y cualquier reacción que tenga K es puro teatro. Ahí hay todo arreglo like always..
un besurri

Miks dijo...

hoy mas que nunca siento que realmetne es correcto eso de "N perdedores dejaron su mensaje..."

Lola dijo...

Jotín, a vos si que te gusta sufrir! Cómo te vas a quedar mirando hasta las 5 de la mañana el debate del senado?

Rey Kitos dijo...

El trasfondo es una burla, la juventud K cantaba algo como que los oligarcas van a pagar las retenciones del pueblo, o algo así. La onda no es ángeles o demonios, en teoría pateamos todos para el mismo lado, y queremos lo mejor para el ispa, pero que se yo... aca no gano ni perdio nadie, está bueno que el gobierno vea que tiene oposición, hace que esto sea mas pluralista.

Muy bueno, vine a reirme, terminé pensando. Te odio.

cami dijo...

para mí que el señor cobos quería figurar un poquito y le salió re bien. ahora hay que ver si por esto "lo renuncian"


pd: así que palermo horse esa caballito y no "palermo...algo"??... no soy una perdedora, soy una tarada.

Anónimo dijo...

La verdad, me pasó lo mismo, pero no hasta las cinco. Me dieron asco todos, de un lado y del otro. Todas estas marchas, el toro, los pinguinos, la cadena nacional, la del baño. Hay nombres que ya no soporto: D'Elia, De Angeli, Buzzi, Kirchner, me agotaron. Y detesto el nuevo nombre de moda: CLETO, para que la gente sienta que lo conoce mucho Julio Cobos. Antes ni sabían quién era el vicepresidente. No estoy de ningún lado porque ambas partes me parecen patéticas. Pero lo que más me dolió es la cantidad de comida y de leche que se tiró por esta discusión, mejor dichas, por las formas en las que se discuten las cosas en este país . Me dio vergüenza... propia!!!!
LN.-

Andreievna dijo...

Yo ya estoy harta de ver por TV o escuchar por radio o leer en los diarios las distintas FUNCIONES del mismo CIRCO. Realmente mi vida está mucho mejor desde que creo y pongo en práctica la idea de empezar a cambiar desde un@ mism@.
Y lo demás me chupa un ovario.
Que cada un@ se haga cargo de la mierda que genera.
Salud!

Tasio Picollo dijo...

Hola Jota...

no voy a dar mi opinión sobre todo eso, solo voy a decir que me molesto tanto el modo en que festejaron el "gol" los del campo, como a los oficialistas reunidos en la plaza de los congresos les pinto la agresión y empezaron a romper todo...

Para que vamos a pedir que se reúnan los 80 senadores en el congreso y decidan por 20 horas si igual lo vamos a ver como un partido de fútbol o un quien sabe que... Hubiéramos elegido 11 de cada bando y hacíamos un partido en la cancha de boca... o en la de River, ¿porqué no San Lorenzo?, ¿racing?, independiente!.... no, definitivamente siempre vamos a tener algo por lo que discutir.

Luli dijo...

APOYO AL CAMPO 100%...LA NULA DE CRISTINA SE ANDA COMPRANDO CARTERAS FENDI, GUCCI, LOUIS VUITON,LE COMPRA UN MINI COOPER A LA HIJA PARA QUE "PRACTIQUE" POR LA QUINTA DE OLIVOS Y HAY GENTE DURMIENDO ENTRE CARTONES Y JUNTANDO COMIDA DE LA BASURA. MANIPULA A LA GENTE DANDOLE UN CHORIPAN Y TREPANDOLA A UN MICRO PARA IR AL CONGRESO COMO SI FUERA UN TOUR ESPECTACULAR. CUANDO REALMENTE LA GENTE QUE APOYO AL CAMPO FUE MAYORIA(225 MIL) Y NO LLEVADA X DINERO NI POR ALIMENTO!!!!!!!
ESTOY CONTENTA PORQUE POR UNA VEZ EN LA VIDA EL PUEBLO DEMOSTRO NO SER TITERE NI DE ELLA NI DE SU "MARIDO". SALUDOS GENTEE!!!

Acerca de MdP!

Este blog contiene historias propias, algunas pocas ajenas de personajes cercanos, que se funden una en otra bajo el mismo don. Todos los protagonistas son (somos) perdedores: en el trabajo, en el amor, en el sexo, en la suerte, en el día a día, en la vida. Porque para algunos, como yo, ser perdedor dejó de ser un problema: ya es un destino ineludible. He aquí las historias. De derrotas, caídas, papelones. Derrumbes en general. Nos pasa a todos, no?