20/7/08

Feliz día, Jota...

Sábado. Salgo del trabajo, 20.30. Caminamos Martín, Franco y el Topo hacia la esquina, a buscar los autos (de ellos, claro), y nos cruzamos con uno de los 20 agentes de seguridad privada que custodian la entrada, el interior y los alrededores de la empresa. Yo hablaba por celular con mi amigo Blu, arreglando la cena de la noche. El hombre, cuyo nombre desconozco, me tiende la mano, para mi sorpresa y desconcierto. Sin prestar demasiada atención (seguía hablando con Blu), le doy mi derecha.
"Feliz día, amigo!", me dice, sonriente.

(?)

Todavía no lo puedo creer. Estoy indignado.
Que termine ya esta lamentable celebración. Ahora resulta que tengo un millón de amigos!

7 perdedores dejaron su mensaje después de la cereal:

Babi dijo...

Re lindo el día del amigo, yo aca desde mi bunker la pasé mejor que muchos.
Igual, feliz dia

Lal dijo...

Sí, =Jota=, definitivamente estamos del orther! tal vez sea ese el común denominador.

Este es el primer año en que me da placer no festejar comercialemente la fecha y en que me empiezan a molestar los mensajitos y salutaciones inverosímiles.

sí, ya sé, me estoy poniendo vieja...!

Meryl dijo...

Acaso la gente no sabe lo que significa el vocablo "amigo"?
en fin...
mi frase de cabecera: TODOS PUTOS!

Meryl dijo...

No, perdón, mi frase de cabecera (y también aplicable a esta situación) es KILL'EM ALL!

cursi enamorada del amor dijo...

un año mi él me dijo feliz día para estas fechas y le respondi: Vos no sos mi amigo, y no quiero que lo seas.
muy cruda? je

Anónimo dijo...

Yo la pasé con mi chico. Y no porque "él sea mi mejor amigo y yo su mejor amiga", sino simplemente porque era mejor plan que cualquiera de los otros. Y la pasé genial. Je.
LN.-

GC es un grande dijo...

si si totalmente de acuerdo menos mal que ya paso...

besos jota

Acerca de MdP!

Este blog contiene historias propias, algunas pocas ajenas de personajes cercanos, que se funden una en otra bajo el mismo don. Todos los protagonistas son (somos) perdedores: en el trabajo, en el amor, en el sexo, en la suerte, en el día a día, en la vida. Porque para algunos, como yo, ser perdedor dejó de ser un problema: ya es un destino ineludible. He aquí las historias. De derrotas, caídas, papelones. Derrumbes en general. Nos pasa a todos, no?