12/2/09

El primer trabajador

Cuando me enfermo, que como sabrán es bastante seguido, tengo que llamar a dos médicos. Al médico de la obra social -especialista de turno o cualquier clínico a domicilio para paliar gripes y anginas- y además al médico de la empresa para que me justifiquen la falta en el trabajo.


Es decir: yo puedo tener una pata amputada y un certificado del veterinario contando que no voy a poder mover el muñón durante meses, pero el médico laboral igualmente tiene que venir a comprobar que yo no tenga la patita y, además, que esté en la cama. Y con cara de pobrecito. Y si estoy sufriendo, mejor. Para justificar realmente la falta.

El martes pasado me realicé una pequeña pero molestísima intervención, una cirugía menor. Nada grave, queridos amigos, hay Jota para rato (uh, seguro que hoy me pisa un bondi). Pero debido a esa cuestión no iba a poder trabajar por una semana. El martes, al llegar a casa después de la cirugía, mi madre llamó a la empresa para que mandaran al médico laboral, que llegó seis horas más tarde. Rápidamente el hombre comprobó que yo estaba en la cama, que sobre la mesita de luz tenía dos cajas de diferentes calmantes y una de antibiótico, y además vio la caja ya vacía con la aplicación de corticoides que me habían dado para calmar la inflamación... Insisto: no fue nada grave, eh. Le mostré el certificado del médico 'oficial', que pedía "reposo hasta nueva consulta el martes 10", y entonces me justificó toda la semana de un plumazo.

El martes 10, o sea antes de ayer, fui a ver al médico 'oficial'. Ya harto de estar en casa y mejor como para poder ir a trabajar, volví a la empresa el mismo martes. Fiché, como todos los días. Me fui cansado, como todos los días.

Ayer, miércoles, a última hora del día, se me acerca Germán, quien se encarga de las cuestiones administrativas del personal.

-Jota, vos viniste ayer?
-Sí.
-Pero estuviste enfermo?
-Sí.
-Y tenías los días justificados hasta ayer.
-Sí, ayer tenía que volver si el médico me daba el alta.
-No, ayer también lo tenías justificado.
-No.
-Sí. Eso está pasado en el sistema.
-Y entonces?
-Nada, te borré el día de ayer, como que no viniste.
-Cómo que no vine?
-Sí, viniste, pero no tenías que venir. No puedo borrar la falta por enfermedad. Te borré el presente.
-(?)
-Y sí... No tendrías que haber venido.

Anoche, al llegar a casa, busqué el papelito que me había dejado el doc laboral.
El mismo tiene tres cuadraditos para ser llenados según corresponda. En el primero se lee "trabaja", en el segundo se lee "citado al consultorio de la empresa" y en el tercero se lee "nuevo control". Desde ya, mi papelito indicaba que tenía que someterme a "nuevo control", el martes 10. En mi casa... El médico pasó. Yo no estaba. Y debí haber estado, pero soy Jota: me fui a trabajar un día antes.

17 perdedores dejaron su mensaje después de la cereal:

Pasajera en trance dijo...

Eso no es de perdedor. Es de boludo ^^

Pero seguí así, che. Que por lo menos nos hacés reír, que no es poca cosa.

Kitty Wu dijo...

Uy...jejeje...pobre vos eh...jejejeje...Perdon, me tente.Hasta el diez inclusive!!!supongo que aora estaras en casa, o encima tenias que volver a trabajar???
beso j!

Lucrecia dijo...

jotis, yo que vos ni ebria ni dormida (frase de mi señora madre) iba a trabajar si todabia me quedaba un dia por mas aburrida que pusiese estar en mi casa. Prefieron el alpedismo antes que laburar ja!

pela dijo...

..................

Lady Micas dijo...

A vos tu test deberia darte 230!!!!!
No pegas una!

Saludos
*

Lin dijo...

Sería MUY de perdedor que te descuenten el día por no haber estado en tu casa jajaja
Si lo pensas viendo el vaso medio lleno, sería genial para tu blog..

merengadas dijo...

Conseguite un buen abogado. Como el que tiene siempre Kramer que le inventa casos. Presentá una demanda. Que te devuelvan ese día ya

M A R I N I T A dijo...

jajajajjajajaajajajja, loco, leer tu blog me pone de buen humor, es inevitable, hay alguien a quien le salen las cosas mucho peor que a mi
vamo la lepra! jajajaj
un besaso





Carolina dijo...

Yo soy de la clase de perdedoras que se enferman en vacaciones o los fines de semana.

Pero los lunes, firme como glúteo de Cirio.

Bays dijo...

Ay Jota, me hiciste reír. Todas estas perdedoreces pequeñas, cotidianas, son increíbles.
Ojalá no te descuenten el día.

Recuerdos de Baul dijo...

no deverian descontarte el dia, aunq fue muy colgado haber ido a trabajar en el dia de licencia.
y para carolina, si te enfermas en vacaciones, es simple, pasas pate de enfermo y los dias de vacaciones te corresponden mas adelante.
saludos

GC es un grande dijo...

juaaaaaaaaa
que capoooooooo

Limada dijo...

Eso es de colgado.

bipolar dijo...

jajajajjaa, !!! no lo pueod creer! lo primero q se hace... es verificar los días que te dio el médico de la empresa!! por más q no los necesites!!!

Pero te banco J, sabelo.

Pd: q bueno q estes mejor!

Anónimo dijo...

Jota, Jota, Jota.........

carolina pé dijo...

ejejjej
Que tema este el de los médicos laborales y las faltas y toda la perinola esta Jota!
Tiene razón, es un kilombo muchas veces, y ni ellos entienden o lo saben manejar muy bien.

carolina pé dijo...

ejejjej
Que tema este el de los médicos laborales y las faltas y toda la perinola esta Jota!
Tiene razón, es un kilombo muchas veces, y ni ellos entienden o lo saben manejar muy bien.

Acerca de MdP!

Este blog contiene historias propias, algunas pocas ajenas de personajes cercanos, que se funden una en otra bajo el mismo don. Todos los protagonistas son (somos) perdedores: en el trabajo, en el amor, en el sexo, en la suerte, en el día a día, en la vida. Porque para algunos, como yo, ser perdedor dejó de ser un problema: ya es un destino ineludible. He aquí las historias. De derrotas, caídas, papelones. Derrumbes en general. Nos pasa a todos, no?