17/2/09

Aracnofobia

Mi departamento familiar no fue lo que se dice un culto a la normalidad.

No teníamos perro. No teníamos gato -hasta ya entrada la adolescencia mía y de mi hermano-. Tuvimos, sí, unas cuantas mascotas extrañas. Y nos teníamos a mi hermano y a mí, que no es poco.

Cuando mi hermano nació le regalaron una tortuga. A mí, que nací años después, una tortuga de agua. Mi hermano, después, quiso copiarse, se compró una igualita pero 'se escapó', voló por el balcón y bueno... creo que ya lo conté tiempo atrás.

Sin dejar las tortugas, pasamos a los peces de agua tropical: teníamos peceras, piedritas, calentadores, filtros, piedras y, claro, peces de colores. Cierta vez fuimos a pescar al campo de una amiga de mi papá y nos trajimos peces de río: los juntamos con los de colores y a la mañana siguiente, uno de los de río tenía medio pecesito naranja afuera de la boca (la otra mitad, claro, ya estaba dentro, deglutida).

Seguimos con hamsters, un conejo que mi hermano se trajo de una quinta, gorriones, jilgueros, loros, cotorras... Habremos querido otro hermanito, acaso? La sección ratas de laboratorio, de la cual me hago cargo, la dejo para otro día. Es larga.

En fin, cuestión que éramos lo suficientemente bicheros. Y yo no me detuve ahí.
Ya sin peces en mi pecera, un día comencé a juntar arañitas. Sí, arañitas, de ésas que andan dando vueltas por los hogares. Puse una, dos, tres, cuatro en la pecera, que quedó tapada con un nylon transparente y sellada con cinta adhesiva, que sólo sacaba por segundos para meter alguna mosca o bicho bolita para que mis mascotas se alimentaran.

Un día, las arañitas hicieron unos huevitos blancos.
Otro día, los huevitos blancos hicieron nuevas arañitas.
Y un día desperté con la pecera lleeeena de arañitas chiquititas, así de chiquititas, que iban y venían por la pecera.
Cien? Quinientas? Miles? No sé, eran muchas, pero muchas.

Y Jota, que por entonces era Jotita, pensó: "Uh, pero no se me van a morir sin aire? Podrán respirar?"

Claro que no, definió Jotita. Y le hizo muchos agujeritos al nylon para que entrara aire.

Y Jotita dejó la pecera arriba de su cama y se fue a jugar con los amiguitos.

Y cuando volvió de jugar, fue a ver cómo estaban sus mascotitas.

Y obviamente las mascotitas ya no estaban: se habían escapado por los agujeritos que Jotita había hecho para que respiraran.

Jotita cambió las sábanas, tiró Raid. Aun así, esa noche soñó con arañas.

Y desde ese día, amigos, Jota les tiene fobia a las arañas.

22 perdedores dejaron su mensaje después de la cereal:

Lin dijo...

Yo era tu madre y te mataba, lisa y llanamente..

Frank dijo...

Tenés un pedo en la cabeza, Jota. Yo que no me puedo acercar ni veinte cm a la más insignificante de las arañas y vos las criabas y les dabas un hogar! Un pedo atómico nuclear en la cabeza... lisa y llanamente, como dijo Lin.

Pasajera en trance dijo...

Ya lo dije y lo sigo sosteniendo (con "respeto", ponele): No sos perdedor... sos pelotudo!! Cómo se te ocurre criar arañas?!?!

Y, encima, domésticas... ni siquiera una grosa... pff!! DIOR!

el Rafa dijo...

Jota siempre habla de Jota en 3ra persona? :P

cez dijo...

claro, como Maradona jajaja, pero ese tenia muchos gatos o.0


qe buena onda tener mascotas asi :D

Rezan dijo...

No Conozco a nadie que se haya fabricado su propia fobia.

Que jugador! Idolo!

Lucrecia dijo...

Jotis, nunca me rei tanto con uno de tus posts creo...sos unico!!!
Yo le tengo fobia a las ratas despues de un pequeño incidente con un nidito de recien nacidas...
mejor no recordarlo.

Marchante dijo...

me muero... se me puso la piel de gallinaaaaa

Carolina dijo...

Jajajaj!!! Me hacés matar de risa!

Además me encantan las anécdotas de Jotita.

=Jota= dijo...

Lin, mi madre tal vez se entere por este medio. Si no vuelvo a postear, es que me mató con delay

Frank, sin dudas. Lo del pedo es así

Suena agresivo, pasajera, pero tenés verdad... Soy un pelotudo

El Rafa: no, no siempre. Sólo cuando me siento Maradona, como dice Cez

Yo tampoco, Rezan! No soy ídolo, che, me hacés sonrojar...

Lucrecia, vos también me hacés poner colorado, no sigas... Y lo de las ratas, ya contaré mi fobia a ellas. Parecida a las arañas...

March, sabías que las gallinas comen arañas? eh?

Carolina, no te me mueras que me siento culpable

Leo dijo...

Jajajajaajaj. Buenísima historia!!!

Yo hacía algo parecido. Tenía siempre en la ventana, del lado de afuera, entre 8 y 10 arañitas. Cuando me despertaba las buscaba y las miraba a través del vidrio. Nunca las jodía y no abría la ventana para que no entraran, pero no dejaba que mi vieja las echara.

Cuando llovía las contaba para ver si estaban todas o si alguna había desaparecido al estilo Itsy Bitsy Spider.

Adri dijo...

Que assssssssssssssssssscooooo odio las arañasssssssssss, piel de gallina. me diste piel de gallina...

AleLaRubia dijo...

no lo puedo creer

el Rafa dijo...

A todo esto… ¿Qué te hizo tu mama cuando se entero que desparramaste arañas por toda la casa?

merengadas dijo...

Raaaaaiiiiddd!!! no eras ecologista vos que las quisiste salvar?

al final sos un veleta.

Anónimo dijo...

yo tuve fobia a las latitas vacías de coca cola, lo suyo no es grave Jota.
saludos, Marita.

Marulinguis dijo...

el final del relato, es gracioso como lo escribiste. mientras lo leia lo hablaba en mi mente en diminutivo y sonaba tierno jajaaja.


UN DATO: yo le tengo terrible fobia a las arañas desde el dia que vi la pelicula aracnofobia sola en mi pieza. encerio, esa pelicula no es apta para una chica de 9 años o menos(en su momento)

Camila dijo...

jajajaja
agujeritos para que pudieran respirar
jajajaja
Está muy bueno.
Felicitaciones.

Nuria dijo...

esta bien si tu mamá te pega ahora mismo!!
Igual que necesidad tenias de tener tanto bicho asqueroso en tu casa eh!??
que dios no me mande un hijito como Jotita....

Princesa Sukimuki dijo...

Jota, por lo visto sos bueno con los animales, es raro q las arañas se reproduzcan en esos ambientes.

tu mami q dijo cuando vio toda la casa invadida x tus mascotas?

Quiero ser una mantenida dijo...

Yo soy hija unica, cuando era chiquita harta de pedir perros y gatos, me regalon un pez dorado. Lo sacaba de la pecera para besarlo, ¿falta de afecto? quien sabe...
Pero arañas nunca se me hubiera ocurrido.

Euge Torry La Pantera dijo...

yo no sigo mi vida hasta que no me cambien la cama el cuarto y si es posible la casa...

los padres nunca miden la consecuencias...
a mi a los 12 años me obligaron a ponerme un vestido de tercipelo espantoso...
desde ese momento no puedo tocar plush terciopelo y todo lo que se parezca.. he llegado a llorar en el subte cuando termino pegada a lado de un saco suavecito.

creo que este lugar me representa...
soy re loser

Acerca de MdP!

Este blog contiene historias propias, algunas pocas ajenas de personajes cercanos, que se funden una en otra bajo el mismo don. Todos los protagonistas son (somos) perdedores: en el trabajo, en el amor, en el sexo, en la suerte, en el día a día, en la vida. Porque para algunos, como yo, ser perdedor dejó de ser un problema: ya es un destino ineludible. He aquí las historias. De derrotas, caídas, papelones. Derrumbes en general. Nos pasa a todos, no?