3/4/09

Sí, Doctor

Hace un par de semanas fui al doctor. No, no, no fui por nada específico. Fui al clínico, a mi médico clínico, un capo de unos setenta y pico de años que me ausculta no con un estetoscopio, sino con su oreja, como se hacía en las viejas épocas.


-Cómo anda, Jota? -me recibió- Cómo anda ese trabajo?

Y le conté de mi trabajo, y me preguntó por mi vida de pareja. Pero como fue rápida mi respuesta porque las mujeres me huyen, inquirió sobre mi familia, y después sobre mis gustos, y sobre mis amigos, mi vida social, y así estuvimos hablando durante unos 40 minutos, en los que también me contó parte de su vida, de sus cosas que, sinceramente, en este momento no recuerdo.

Pasados los 40 minutos, hizo la pregunta de rigor:
-Pues bien, Jota querido, qué lo trae por acá? Alguna molestia?

Y ahí le conté todo lo que me pasó en los últimos tres años, que fue mucho y no vale la pena repetirlo porque está todo en esta página. Sólo es cuestión de hurgar (no sean vagos, leer hace bien).

No pensó demasiado el Doc. Y me hizo una última pregunta:
-Está haciendo deporte, Jota?

No, claro. Un buen perdedor no hace nada, se rasca el higo todo el día*, o trabaja como un burro de carga, se banca que lo dejen todas las mujeres y se vuelve loco como una cabra en celo en medio de un rebaño de ovejas homosexuales.

-Entonces -siguió el Doc-, vamos a hacer lo siguiente. Va a ir a caminar por lo menos tres veces por semana, cuarenta minutos cada vez. A caminar, eh, nada de correr. Buen paso, de corrido, cuarenta minutos, mínimo, y al menos tres veces por semana. En un mes me viene a ver. No tome nada, nada de remedios, ningún factor externo. Camine. Va a andar bien.

Después me contó la teoría de por qué caminar hace bien. Interesantísima. Por supuesto, tampoco la recuerdo como para reproducirla ahora.

Y claro, cómo uno no va a querer a un médico que le dice que deje la pastillita azul a la mañana, la verde al mediodía y la roja a la noche?? Este me dice que deje todo, que me vaya a caminar. Y yo, a este Doc, le digo que sí a todo.

La noche del miércoles, dos semanas después de ir al médico, decidí hacerle caso. Me fui a la cama a las 2.30, pero no me importó. Me puse el despertador a las 8.45 para ir al parque a caminar (como los viejitos, sí, ya lo dije alguna que otra vez), pero me desperté antes de que sonara.

Me quedé en la cama, igual. Aguardé a que la radio sonara a las 8.45.

Fui al baño. Me lavé la cara, los dientes, etcéteras.

Me puse el short, las medias, las zapatillas deportivas.

Abrí la heladera, comí un yogur.

Y oí un ruido raro. No era habitual.

No, lógico, era la lluvia. Llovía. Bastante. Mucho.

Los que viven en Capital no me van a dejar mentir: hoy, jueves a la mañana, llovía mucho. 

"EL" día que yo decidí empezar, llovió. Y no pude ir. Así no se puede...




*Aunque usted no lo crea, rascarse el higo no viene a lo que están pensando, sino al ombligo.

14 perdedores dejaron su mensaje después de la cereal:

Pepita La Pistolera dijo...

CUando llovio? Yo nunca vi llover. Creo que son puras falacias!! jaja

Mentira, estoy hablando por boca de jarra. Hoy me desperte como a las 14 hs. Y me la pase encerrada mirando peliculas y comiendo papas fritas. ajaja

A mi tambien me dijieron que tengo que caminar, porque estoy un toque como insalubre. Osea, corro un colectivo, y me subo escupiendole los pulmones al colectivero, o cosas asi. Y no da.

En fin, cuando vos empeces, yo empiezo. jaja

beso!

Lucas Rodriguez dijo...

Sera que todos tenemos que caminar? A mi el doc me dijo lo mismo, tres veces por semana pero media hora. Me duro dos semanas la obediencia. Aca en Tigre no llovio nada, fue una mañana fresca pero sin lluvia gracias al cielo. Saludos che.

Etienne dijo...

Caminar sería como el medicamento genérico de ir a un gimnasio, tomar clases de pilates y yoga, no?

Acá en el norte de la patagonia hace como dos siglos que no llueve, así que si querés caminar, mudate. Muejejeje!

Natalia Alabel dijo...

Pero después dejó de llover...! no llovió tooodo el día!

.:Lolita:. dijo...

Lola 25 años y 246 de colesterol. El doc tambien me sacó todas... las comidas! ajaj y tengo que caminar una hora por día 5 veces x semana...
Animo Jota, cuesta arrancar pero después es llevadero...
Y lo de la lluvia... Claro, sos Jota, no te podía salir de otra manera el primer día. Jajaja! No contaste que hiciste vestido de deportista al darte cuenta que llovía...

Meme dijo...

Negro, segun la sucursal de baires de los herejes
para las 11 de la mañana estaba despejado,
SALI AL SOL LOKO, LARGA LAS PASTILLAS.

bipolar dijo...

Jajaja alguien ya lo comentó... jota,, llovió a la mañana nomás eh... no podías ir a la tarde?!
Dale, sali a caminar q es lindo.

fabiana dijo...

Jotín!!!

Caminar es un santo remedio, muy cierto.
Una vez también me lo indicaron... pero en mi caso no es ni la lluvia, ni ninguna otra cosa lo que me impide hacerlo, soy yo misma!!!!Lo bueno es que una que otra amiga con la excusa de ponernos al día me acompaña en caminatas que me doy una cada muerte de obispo.

No tenés piloto para la lluvia? Soy re fiaca, pero caminar bajo la lluvia es lindo :)

besos.

eMe dijo...

Eehhhh Jota...!!!

Cómo te gusta ir al médico, para qué tanto???

Narcisista dijo...

siempre hay una buena excusa el dia qeu te propones a hacer deportes para no hacerlo, o si bien lo haces un dia y depsues te olvidas poruqe te da pachorra o algo por el estilo (experiencia personal), igual hace deporte si el emdico te lo dijo;) empeza nose mañana?
saludos!

Anónimo dijo...

Jota... me lleva la cachetada! no es posible que todo te pase a vos!
Saludos, Marita

Puta se nace dijo...

Gracias por tu visita

Anónimo dijo...

Avisame y te acompaño Jotín. No sólo te va a hacer bien caminar, si no que conmigo no vas a escuchar el ruido del barrio, jeje.

LN.-

atina dijo...

Dejate de joder, Jotín. Vamo'. Rompevientos y zapatillas que se la banquen.


Smuác.

Acerca de MdP!

Este blog contiene historias propias, algunas pocas ajenas de personajes cercanos, que se funden una en otra bajo el mismo don. Todos los protagonistas son (somos) perdedores: en el trabajo, en el amor, en el sexo, en la suerte, en el día a día, en la vida. Porque para algunos, como yo, ser perdedor dejó de ser un problema: ya es un destino ineludible. He aquí las historias. De derrotas, caídas, papelones. Derrumbes en general. Nos pasa a todos, no?