11/6/08

Lechuguita

En el 96, el Negro, Pol (que es Pablo, pero como hay otro lo llamamos Pol) y yo decidimos emprender un viaje mochilero a Uruguay. De punta a punta, pasando por Punta, o algo así.
Buquebús a Colonia. Micro a Montevideo. De ahí, a recorrer. Pasamos por Piriápolis, Punta del Este, La Paloma, La Pedrera, etc… Hasta que el Negro se volvió, y Pol y yo seguimos rumbo a Santa Teresa, bien al norte, un Parque Nacional divino, camino al Chuy.
Llegamos un mediodía, armamos la carpa en el camping silvestre y bajamos al barsucho para comer algo.
“Qué pedimos?”, consulta Pol, mientras ojea el pobre menú.
“Chivito, qué vamos a pedir en Uruguay?”, respondo.
Dos chivitos: tomate, huevo, jamón y lechuga para cada uno. Yo tomé gaseosa; él creo que cerveza.
A diferencia de lo que hago siempre que un sandwich trae lechuga, esa vez no se la saqué. No me gusta, pero entre tantas cosas no molestaba. De ahí fuimos a la playa. Jugamos al vóley. Al fútbol. La pasamos bárbaro. Terminó el dia. A cocinar.
Armamos un fuego pobrísimo, que no se levantaba con nada. Raro: no habíamos tenido problemas hasta ahí. “La madera acá no está buena”, nos advirtió un vecino con casa rodante y anafe a gas. Un genio. La madera estaba húmeda.
No le dimos bola. Pusimos la parrillita arriba del fueguito brasero, cacerola con agua y a calentarse. Después de media hora, con el agua todavía tibia, le tiramos la polenta. “Algo va a salir de esto”.
Salió algo horrible, casi crudo, casi engrudo, que comimos igual.

La mañana siguiente me desperté mal. Después de tomar unos mates, fuimos a la playa. De ahí, corrí al baño. Volví a la playa y vi que Pol se aprestaba a armar un partido de fútbol. “Yo paso, no me siento bien”, le dije. “Dale, no seas maricón, que mañana nos vamos”, me increpó. “Te juro que no puedo. Me cago encima”, le expliqué sin más vueltas. Y volví al baño.

Estuve entre la carpa y el baño durante toda la tarde; entre la guitarra y la letrina apestosa (cosas que solamente se pueden hacer cuando uno está alrededor de los 20 años; hoy si no tengo cama y ducha no voy a ningún lado). Pol volvió antes de que bajara el sol. Estaba blanco, pálido. Vomitó al lado de la carpa, sobre la base de un árbol.
“Es esa lechuguita de mierda”, le dije a Pol. “Debe estar mal lavada, mirá si nos agarramos cólera”, me fastidié. Pol rió. “En serio, nunca como lechuga”, seguí. "Esta vez comí y mirá cómo estoy", me enceguecí. “Era una hoja de mierda, no te puede hacer nada”, me dijo, descostillándose. Y fue a vomitar otra vez.
“Vos cómo te sentís”, me preguntó. “Para el orto”.
Literalmente.
En la siguiente hora, Pol vomitó tres o cuatro veces más. No sabía qué hacer con él. Le pregunté al vecino de enfrente, otro con casa rodante, si sabía de algún consultorio médico, de algo.

“No tengo idea, está muy mal?”, inquirió.
“Sí, y yo estoy mal también, no paro de ir al baño”.
“Tomaron agua de la canilla?”.
“Sí, bah, yo ahora me compré una 7up”.
“No vieron el cartel?”
“Qué cartel?”

En la entrada del camping, había un cartel bastante grande que indicaba que el agua no era potable. No la tome, señor, joven argentino. No. No la tome, pedazo de idiota. No.
No lo vimos.
La tomamos. Cocinamos con ella.

Nos cagó la vida.
Debo haber bajado cuatro kilos ese día. Pol también. A la mañana siguiente nos íbamos. Pol se despertó varias veces a la noche para vomitar. Daba pena. Yo estaba mejor. A la mañana desarmé la carpa, cargué mi mochila, la de Pol y nos fuimos a la parada del colectivo, a unos dos kilómetros. Pol no daba más. Se caía bajo el sol. Seguía dando pena.

A doscientos metros de la parada, vimos cómo se nos iba el bus. Estuvimos ahí, muertos de calor, riéndonos de nuestra propia desgracia, durante dos horas más, hasta que llegó el siguiente. Pol no paraba de repetir: “La lechuguita!! Jajajaj”

9 perdedores dejaron su mensaje después de la cereal:

Anónimo dijo...

Después de leer esto, insisto. Lo tuyo no es mala suerte... Vos tentás al destino. Tanto lo tentás que se te anda cagando de risa.
LN.-

merengadas dijo...

Así y todo, incluso después de haber leido todo, y saber lo que me pasaría, yo me hubiera commido el chivito. Mi alma de gorda me lo obliga. La lechugita le aporta un crocantor indescriptible a los sanguches

myris dijo...

jaja! querés una ensaladita de lechuguita? :)

cami dijo...

a mí la lechuga en sambuche no me cabe, pero para nada... es un tema que tengo con "la lechuga caliente", imaginate qué asco, ahí la lechuguita en contacto con la carne (la que sea pollo, vaca, cerdo, tortuga) y con la mayonesa y después con el pan... ddd.. nono, de solo pensarlo me da náuseas...

Princesa Sukimuki dijo...

yo no soy muy fan de la lechuga en hamburguesas y cosas de ese estilo xq al igual q cami no me gusta la textura q adopta cuando se calienta.

no te sientas mal x no haber visto el cartel...a todos nos pasa!

Tasio Picollo dijo...

que cantidad de problemas estomacales que tenés, osea llevate entre la billetera y las llaves una tableta de carbones... en todas las anécdotas te terminás cagando encima.

coincido con merengadas... la lechuguita le da como lo no grasoso, queda muy bien... Además la completa siempre viene con lechuga, tomate, jamón, y queso y el uqe le saca algo es un molesto.

"hola, no me podes dar 6 hamburguesas completas y una sin lechuga" nonono. no estoy de acuerdo.

Anónimo dijo...

Es de perdedor pedir la hamburguesa sin lechuga (yo se la saco también) o pedirla "grill"? O pedir la coca sin hielo? O pedir mc donald's para llevar?

LN.-

Nachoto dijo...

El chivito sin lechuga no es chivito, te lo dice un oriental. Me cagué de la risa con tu historia :D

SEVERIO dijo...

Pa flaco que graciosa tu historia, con onda te lo digo, uy pero que mala suerte bo!!!, mira no creo que la lechuga fuera la causante de tus males, pero el agua si pudo tener la culpa, no se en que camping estabas, soy uruguayo y siempre que vamos de camping, generalmente a la fortaleza, hervimos bastante el agua y nunca nos paso nada.Bueno igualmente espero que la proxima vez te lleves algunas botellitas de agua SALUS de la sirras de MInas Lavalleja, que es la mejor, saludos

Acerca de MdP!

Este blog contiene historias propias, algunas pocas ajenas de personajes cercanos, que se funden una en otra bajo el mismo don. Todos los protagonistas son (somos) perdedores: en el trabajo, en el amor, en el sexo, en la suerte, en el día a día, en la vida. Porque para algunos, como yo, ser perdedor dejó de ser un problema: ya es un destino ineludible. He aquí las historias. De derrotas, caídas, papelones. Derrumbes en general. Nos pasa a todos, no?